David Lachapelle, fotógrafo del glamour bizarro

Parece que va a llover.

Parece que va a llover.

David Lachapelle es un fotógrafo y director cuyo estilo es fácilmente reconocible: amplios espacios, muchos colores saturados, constante imaginería religiosa, famosos, famosos y más famosos, atrezzo de ultralujo y decoración de los chinos.

Su biografía es tan fantástica como las increíbles biografías inventadas para escritores famosos como Stephen King o J.K. Rowling. No tiene mayor importancia ni es necesaria para justificar o entender su obra, y solo es destacable por marujeos como que no dirigió “Hung Up” para Madonna y que tiene muchos amigos famosos del mundo del espectáculo. Para más información, de cabeza a Wikipedia.

Lachapelle no trata la fotografía BBC ni el realismo, totalmente lo contrario, sus imágenes son grandiosas, con personajes excepcionales en situaciones de videoclip de los 90’MTV. Todo tiene ese punto de cartón-piedra, bonito, pero turbio si te quedas mucho rato mirando.

El Mercadona de mi barrio.

El Mercadona de mi barrio.

En el apartado técnico, suele usar mucho los encuadres generales, todo iluminado, horror vacui y un gran equilibrio entre elementos de lujo y baratijas de plástico, pseudo-cerámica o los foto-regalos del estilo Fotoprix. Su estilo es difícil de copiar, ya que para sus fotografías puede usar casas cortadas por la mitad, globos de salchichas gigantes, actrices y  actores porno en mitad de una autopista…

Los globos de Acción de Gracias son peligrosos.

Los globos de Acción de Gracias son peligrosos.

A todos los estudiantes de imagen que les guste su estilo y lo quieran imitar, se encontrarán con el Lalo de turno que les dirá que una imagen con taza de los chinos es buena si la usa Lachapelle, pero mala si la usas tú.

Björk y su ajuar.

Björk y su ajuar.

Tiene unos cuantos libros a la venta, de esos que llaman mucho la atención en la Fnac cuando pasas por delante de toda la morralla que se vende. Los libros son muy chulos y resultones, y la Fnac lo sabe, y Taschen lo sabe, y ni el 25 aniversario de Taschen ni Carnet Joven hace que estos libros bajen de precio. No passa res, se pueden encontrar fácilmente por Amazon de segunda mano en muy buen estado por unos 10 euros.

Heaven to Hell, David Lachapelle

Aquí, la Courtney viviendo y reviviendo momentos.

Aquí, la Courtney viviendo y reviviendo momentos.

Las imágenes de este post están extraídas del libro Heaven to Hell (2006), Taschen, en su edición de tapa dura. Este libraco viene con un estuche de cartón rígido y un documento anexo con el índice de las imágenes, con el nombre del modelo o la sesión y el año de toma de la fotografía.

Es un libro de gran volumen (35x28x5cm), 347 páginas sin texto, solo imágenes a tamaño completo o a doble página.

Para mi gusto personal, las fotografías de David Lachapelle que más gustan en Heaven to Hell son las series de imágenes que versionan Scarface y la vida de Jesucristo.

"Me pillas con lo puesto".

“Me pillas con lo puesto”.

Recomendado: a quien le guste la estética kitsch, sobrecargada, ver videoclips en fotografía, y fotografías hechas videoclip. Imágenes explícitas en ocasiones.

No recomendado: a quien no le gusten las reinterpretaciones, imágenes cargadas hasta la exageración y la temática sexual en la fotografía.

 

Visitad su web, es muy recomendable: Web David Lachapelle.

 

¿Qué os parece el trabajo de David Lachapelle? ¿Lo adoráis como a un demonio o le tiráis piedras como a un santo? ¿Algo que os fascine? ¿Algo que olvidar? ¡Os animo a comentar! ¡No os cortéis!

¡Hasta el próximo post!

Peliculón.

“Don’t touch my tralala”.

 

¡Suscribíos al blog de House of Diogenes para estar al tanto de las novedades!


¡Suscríbete y no te pierdas ningún post!

Recibirás semanalmente un mail con todas las novedades del blog.


Jordi Mullor B.

Disturbed photographer, in love with art.

More Posts - Website

See us Follow us
© House of Diogenes. All rights reserved.
Instagram House of Diogenees Twitter House of Diogenees Facebook House of Diogenees Vimeo House of Diogenees Mail House of Diogenees