Crítica: La Visita

M. Night Shyamalan lo ha vuelto a hacer.

El reconocidísimo director de El Sexto Sentido, nos ha vuelto a obsequiar con otra obra del calibre al que nos tiene acostumbrados: ‘La Visita’.

thevisithor

Atrás quedó ya, ese momento en el que un director novel, se puso al frente del proyecto que le lanzaría al estrellato. Está clarísimo que en esa época sus compañeros de rodaje no le tomaban muy en serio, y que el equipo ejecutó sus órdenes con cautela, o incluso algo menos, aportando cada uno lo que mejor sabía hacer y redirigiendo los deseos del director hacia senderos más adecuados.
Lo que pasó luego fue otra cosa, y se puede ver reflejada totalmente en esta película.
Ahora Shyamalan es un nombre con el que sólo con oírlo pronunciar, le tiemblan las piernas a uno. Ahora está dentro del mundillo y nadie que esté a sus órdenes le lleva la contraria, no vaya a ser que lo que a ti te parezca una estupidez, sea en realidad una genialidad que tú no sabes ver por tu falta de sensibilidad o experiencia.
Puestos en contexto, hablemos del filme. Al parecer se trata de una película de terror, o eso me dijo la taquillera, en la que tengo una fe ciega en cuanto a identificar los géneros.
La película comienza con dos hermanos que van a hacer una visita (de ahí el nombre, claro) a sus abuelos a los que no conocen, lo cual ya da mucho miedo de por sí.
Shyamalan no estaba dispuesto a hacer una película al uso, sus referencias podrían haber sido desde Hitchcock, La Matanza de Texas, El Resplandor, La Casa de Cera… pero ha ido mucho más allá. Lejos quedan grandes obras del género, de los recursos estilísticos que ha usado el director para desarrollar la cinta.
Y aquí viene la revelación.
El tributo, su influencia, la obra de la que ha bebido el director para reconducirla, mejorarla y hacerla suya para goce del espectador, no es ni más ni menos, que un correo electrónico que recibió hace unos 10 años, en el que se había adjuntado un Powerpoint con una imagen aparentemente tranquila y una música relajante, que al cabo de unos pocos segundos… ¡Zas! Aparecía a plena pantalla la niña del exorcista gritando y haciéndole a uno estremecerse deseando no haber nacido nunca.
A lo largo de la historia, este Powerpoint ha ido evolucionando, variando y mejorando. Con esta película llega a su máxima expresión, y eso era lo que Shyamalan quería conseguir. Aportar su granito de arena, adaptando esa obra original al celuloide.
Pasemos pues a valorar, para mí, lo mejor de la película fue la cena que tuve antes. Llegamos un poco tarde pero nos atendieron muy amablemente y nos sirvieron lo que habíamos pedido muy rápido. Seguramente nos equivocamos al pedir los entrantes, pero no volverá a pasar. Luego en la sala se estaba fresquito, lo cual siempre es de agradecer, y cabe destacar lo cómodo que está uno en una sala de cine con buena compañía. Disfrutamos mucho con las improvisaciones de rap del niño protagonista, youtuber prometedor. Y de las aptitudes artísticas de su hermana mayor. Pero eso es algo que podría haber hecho en mis ratos libres navegando por YouTube. Probablemente, durante el proceso de creación, Shyamalan también dedicó muchas horas a ver vídeos en internet, porque se nota que esa ha sido su otra gran influencia para la película.
leslie

En resumen, hay que saber cuando uno está exagerando, y cuando se está haciendo algo en su justa medida. En este caso, estoy seguro de que Shyamalan no debería haberse pensado dos veces si hacer una película o mandar un Tweet. Claramente se equivocó.
Debería haber mandado un mensaje en Twitter, con una frase intrigante, y un enlace. Un link al terrorífico Powerpoint que hizo que se ensuciarse los pantalones hace 10 años. A mi por lo menos me hubiese gustado mucho más, aunque claro, no lo hubiese retwitteado. Exagerar es hacer una película sobre esto, señor Shyamalan, los de Twitter sabían de la necesidad de decir algo con pocas palabras, y este es el caso con esta película. La aportación a la humanidad que nos ofrece ‘La Visita’ no es mucho más relevante que un Tweet con un buen susto. Hay que saber elegir el medio correctamente para comunicar con eficiencia. Y el cine señores, es para otras cosas.

1429638625619-comp


¡Suscríbete y no te pierdas ningún post!

Recibirás semanalmente un mail con todas las novedades del blog.


See us Follow us
© House of Diogenes. All rights reserved.
Instagram House of Diogenees Twitter House of Diogenees Facebook House of Diogenees Vimeo House of Diogenees Mail House of Diogenees